Mi primera vez en avión

Siempre recuerdo la primera vez que iba a volar en avión (bueno en realidad lo había hecho de chico pero acompañado por mis padres por lo que no debía preocuparme casi de nada) y tengo bien presente que varios días antes mis nervios me venían jugando una mala pasada.

¿Cómo sería volar solo por primera vez? Y sí, esta pregunta me daba vueltas en la cabeza una y otra vez. Sumado a la emoción y a los nervios conformaban un combo que me llenaba más de preocupación que se satisfacción.

Y llegó el día. Salí de mi casa hacia el Aeroparque Jorge Newbery con 5 horas de anticipación, sí 5 horas… lo nervioso que estaba (en vuelos domésticos se aconsejan presentarse 2 horas antes y en vuelos internacionales 3 horas antes). Mi destino era la hermosa ciudad de Bariloche, en la Patagonia Argentina.

Antes de salir me había asegurado que  mi valija no superara el límite de peso que aceptaba la aerolínea, en este caso viajaba por Aerolíneas Argentinas y podía llevar 1 pieza de hasta 23 kg (ojo que esto es muy importante porque siempre que viajas volves con mas peso del que te fuiste) más una mochila o bolso de mano.

También revisé una y mil veces de tener los pasajes y la documentación necesaria para viajar. Preparé mi mochila (llevaba un notebook, un abrigo y una revista para leer y una botella de agua). Esto último, me jugó una mala pasada ya que no se puede llevar encima y tuve que tirarla antes de pasar a la zona de embarque.

553366801_932e888305

Un consejo: lleven ropa cómoda para el avión, durante el vuelo NO importa la moda y van a agradecer haber ido cómodos.

Lo primero que hice al subir al avión fue buscar mi asiento y mis cálculos me fallaron. Por canchero o por vergüenza no pregunte a la azafata y me mandé por el pasillo equivocado, quedé del otro lado y en los asientos del medio estaba lleno de gente. Tuve que volver hasta mitad del avión más o menos para poder cruzar del otro lado y sentarme en mi asiento. Así que ya saben, siempre pregunten a los auxiliares de a bordo que no muerden y están para ayudar a los pasajeros.

Presten atención también a las indicaciones sobre temas de seguridad, emergencias, donde se encuentran las salidas y los baños (en un viaje largo es muy posible que tengas que usarlos).

avion

No te asustes cuando el avión esté por despegar o aterrizar, seguramente será una sensación diferente a cualquier otra que hayas experimentado en el pasado pero vale la pena ser vivida. Es muy común que puedas sentir algún mareo, ponernos nerviosos y en muchos casos que los oídos se te tapen (una buena opción para palear esto es masticar un chicle o comer un caramelo), pero sabiendo que esto es algo normal en todas las personas, te recomiendo que te relajes y disfrutes, al menos en mi caso, eso siempre funciona.

Al llegar al destino, no te apresures a pararte y sacar tus cosas de los compartimientos, ya que hasta que el capitán no de la orden y el avión esté completamente parado no podrás moverte ni bajar. Además, en ese momento ocurre como una locura generalizada donde todos se apuran por bajar y los pasillos se convierten en un ring de boxeo, un verdadero caos. Yo dejo pasar a la mayoría de las personas y luego procedo a bajar.

Llegué al aeropuerto de San Carlos de Bariloche, un poco asustado por las turbulencias que hubo durante el aterrizaje (cosa común en esa zona por los fuertes vientos) y pude bajar del avión, retirar mi valija y tomar la combi que me estaba esperando para llevarme a mi hotel.

Este fue mi primera experiencia en solitario y la verdad que a pesar de la ansiedad, de los nervios y de las muchas emociones transitadas, lo disfruté y mucho. Hoy gracias a dios y a mi pasión por los viajes, llevo muchos destinos en mi espalda y son muchos más los que me esperan.

Ojalá hayan podido disfrutar mi relato y encuentren alguno de mis consejos de utilidad.

Los espero pronto con más relatos y si tienen preguntas, adelante, contestaré todas lo más rápido posible.

Geabill

12824620-feliz-grupo-de-personas-que-viajan-en-avi-n-en-sus-vacaciones-foto-de-archivo

PD: Les dejo algunos otros tips que me fueron pasando en otros viajes.

  • Pérdida de valijas: no es lo más común que ocurra, pero me ha pasado un par de veces. En ese caso, ni bien lo detecten vayan lo más pronto posible a su aerolínea y hagan el reclamo pertinente. Suelen entregarla al otro día o sino hay un costo establecido del que ellos se hacen cargo como reposición.
  • Movilidad en el avión: salvo que el capitán de la orden de permanecer sentado con el cinturón de seguridad puesto (por lo general durante despegue, aterrizaje o turbulencias) se puede caminar por el avión. Yo lo hago siempre, me relaja y me distiende y me permite estirar las piernas.
  • Turbulencias: suelen ocurrir en los vuelos, pero por lo general el capitán y la tripulación lo saben de antemano por la tecnología que tienen disponibles los aviones. En el caso que ocurren, quédense en sus asientos, abróchense en cinturón de seguridad y mantengan la calma hasta nuevo aviso.

 

Anuncios

One response to “Mi primera vez en avión

Los comentarios están cerrados.